16 diciembre, 2006

Invitaciones gmail aquí.

Emigrantes.tk tiene el agrado de comunicar que disponemos de varias invitaciones para crear una cuenta en gmail, y que los interesados (no importa si son emigrantes, foreros, o sólo nos encontraron por casualidad en google hace 5 minutos) pueden dejar aquí un comentario con su dirección electrónica, y ahí les enviaremos la invitación cuanto antes.

De nada. :)



01 diciembre, 2006

Juana: una colombiana en Uganda.



Soy Juanita o Juana, mejor. Treinta y tres años. Periodista. Mamá de Leticia y Antonia. Y vivo en África. Vivo en un continente desconocido, lleno de prejuicios y de información parcializada para muchos. Vivo hace ocho meses con mi familia y soy feliz. África vale la pena conocer y explorar, es un continente que se te mete en la piel y no lo puedes olvidar.


-¿Desde cuándo vives en Uganda?

Llegué a Uganda hace ocho meses exactamente. El 16 de marzo de 2006, una fecha memorable para mi porque por primera vez pisé tierra africana

-¿En qué ciudad vives? ¿Te gusta? ¿Conoces otras?

Vivo en Kampala, que es la capital y la ciudad más grande de Uganda -tiene casi dos millones de habitantes-. Me encanta, es muy verde y la gente es muy amigable.
Conozco Jinja –donde está el nacimiento del río Nilo-, Entebbe, Masindi y Masaka.

-¿Planeas quedarte ahí, o volver a tu país?

Planeamos quedarnos –estoy con mi esposo y nuestras dos hijas- aquí por lo menos dos años que es cuando, creemos, se conoce realmente un país, además es bueno también por la estabilidad para las niñas y para nosotros.

-¿Que otros países conoces? ¿Has vivido en alguno de ellos?

Soy colombiana, así que lo conozco. He estado en Panamá, Cuba, Estados Unidos, Inglaterra, Escocia, Italia, España, Portugal, Turquía, Alemania, Holanda, Francia, Rusia, India y Uganda.
Viví hace unos años en Cambridge, Inglaterra.

-¿Cuánto sabías de Uganda y África en general antes de irte a vivir ahí? ¿Era como te lo imaginabas?

Antes de llegar yo creí que era una aldea africana, donde no iba a encontrar nada cercano a lo de Colombia o Alemania. Pero cuando llegué, no sólo me sorprendió porque vi cosas parecidas a mi país sino porque me di cuenta de que también hay desarrollo y que lo que sabía antes de venir como guerras, miseria, hambruna, culebras e insectos, era sólo una parte de la complejidad del país. Hay muchas cosas positivas que no se conocen y que se cree no existen.
Antes de venir busqué información sobre Uganda en Internet, libros y hablé con gente que ya había estado en el país -no es lo mismo viajar a África que a Europa o América donde más o menos hay más disponibilidad de información-.

-¿Cómo te han recibido los ugandeses y cómo reciben a los extranjeros en general? ¿Es fácil hacer amistades con ellos?

Los ugandeses nos han recibido muy bien. Son personas muy, muy amigables y colaboradoras. Les encantan los niños así que nuestras hijas (de año y medio y tres años) han sido un puente grandioso para conocer gente. Los ugandeses siempre tienen una sonrisa y una palabra amable para los niños y en general para los extranjeros.
Depende también de la actitud de uno, si uno está abierto para aprender de la cultura, no critica ni se cree superior seguro le va bien.
No es fácil hacer amistad con los ugandeses. Así como son muy amigables con los extraños, son muy reservados y entrar verdaderamente a su círculo es muy difícil. En todo este tiempo sólo somos amigos de una familia local.


-¿Qué costumbre o característica ugandesa te gusta tanto como para extrañarla el día que dejes el país?

El ritmo africano. Aquí no hay prisa para nada, las cosas se hacen a un ritmo l e n t o. No hay porqué estresarse ni apurarse, se sigue la corriente, el aire; es cuestión de cogerle la dinámica a lo que se esté haciendo.
Algunas veces no es agradable porque son muy demorados pero una vez se entiende cómo funciona, se relaja uno también.

-¿Y a que cosa no te acostumbrarás nunca?

A tener culebras cerca y saber que en cualquier momento te puedes encontrar una.


-¿Cuál ha sido tu mejor momento en Uganda?

Cuando el avión en el que venía sobrevoló el lago Victoria –el segundo de agua dulce más grande del mundo- y sentí la realidad de mi nueva vida en África.

-¿Y el peor?

Escribí un artículo sobre el tráfico en Kampala y quería saber cuántos vehículos de transporte público había y para encontrar la información me tocó ir a cinco sitios diferentes, escribir una carta muy formal a un director, pasar varias horas bajo un sol increíble, enfrentarme a un trancón de madre y al final no me dieron la información.

-¿Te has acostumbrado al clima de de esta zona de África?

Absolutamente, Kampala tiene colinas así que es muy fresco. Su temperatura oscila entre 20 y 30 grados centígrados con dos temporadas de lluvia entre marzo y mayo y, noviembre-diciembre. Pero aún en esas estaciones sale el sol durante horas.


-¿Qué idiomas se hablan en Uganda? ¿Como llevas la comunicación ahí?

Muy bien. Desde antes de venir ya hablaba inglés, que es el idioma oficial, aunque también se habla ampliamente swahili y luganda, pero sé muy pocas palabras en estos lenguajes.

-¿Que fue lo primero que aprendiste a decir en perfecto swahili?

Hakuna matata. Significa "no hay problema".

-¿Y la comunicación en casa, entre tu marido -que no es colombiano-, tus hijas y tú, como es?

Mi esposo es alemán, entre los dos hablamos en español. Él les habla a las niñas en alemán y yo en español y en la calle hablan en inglés.

-¿Te sientes integrada a Uganda?

Sí, es fácil integrarse porque la gente es muy amigable y la comunidad extranjera es numerosa.



-¿Cuál es la mayor diferencia cultural que has notado entre Colombia y Uganda?

La forma como se dicen las cosas. Los ugandeses nunca te van a decir en la cara si algo les molesta de ti, en Colombia te lo dicen con palabras o con actitudes.

-¿Has buscado trabajo como periodista en Uganda? ¿Y lo has conseguido?

Aún no he buscado, lo haré el próximo año.

-¿Es Uganda un país caro para vivir?

En general no. Los productos de la tierra son muy baratos, incluso para los locales, igual que el transporte y la diversión. Los arriendos son costosos debido a la cantidad de extranjeros que viven aquí y que están dispuestos a pagar arriendos altos.

-¿Qué consejo no recibiste antes de irte a Uganda, y te gustaría dar a quien esté pensando ir a radicarse por allá?

Que no me preocupara tanto, que aquí en África también se encuentran muchas cosas y que, los insectos y animales raros no necesariamente entran en las casas.

-¿Algo más que nos quieras contar?

La vida aquí es una vida simple, artesanal, que se vive de adentro hacia afuera. Es muy enriquecedora espiritualmente y con muchas ventajas como el idioma, la diferencia de razas, la posición geográfica –otro continente, otro aire-. Además de la cultura tan autóctona, rica y orgullosa de sus raíces y de la que se debe aprender mucho.


Si te pareció interesante, déjanos un comentario. ;-)